Pacorro

¡Cántale a la vida!

Si estás buscando una respuesta,

que te revele la solución.

Si tú pretendes una silueta,

que le de forma a tu corazón.

Si sueñas con unas cuerdas vocales,

que te susurren con serena voz.

Si estas buscando en los manantiales

un sorbo salvaje que te dé frescor...

 

¡Canta, cántale a la vida!

Canta a la muerte

y cántale al mar.

Canta sin ponerte bridas,

canta a la suerte,

a todo un soñar.

Canta en el lodo

y en el limpio espejo,

y prende el imperio

del gran color.

Y sobre todo

cántale al viejo,

al viejo misterio,

que enciende el amor.

 

Si ya encontraste la repuesta,

si ya conoces la solución.

Si en esa niña esta la silueta

con la que late tu corazón.

Si te susurran sus cuerdas vocales,

y te adormecen con serena voz.

Si ya bebiste en los manantiales,

si ya tu mirada derrocha frescor...

 

¡Sigue cantando a la vida!

Cantando a la muerte

y cantando al mar.

Sigue sin ponerte bridas,

cantado a la suerte,

a todo un soñar.

Canta en el lodo

y en el limpio espejo

y prende el imperio

del gran color.

Y sobre todo

cántale al viejo,

al viejo misterio,

que enciende el amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.