Raul Gonzaga

Un solemne ritual de mil centellas

 

Mirando un cielo azul lleno de estrellas,
Fuegos resplandecientes de misterio;
Sorprendido testigo de algo serio:
Un solemne ritual de mil centellas;

La majestuosidad de mil doncellas
En esa oscuridad de cementerio;
Un grupo de selecto magisterio
Encima de la flor que forman ellas;

Umbral con un gran sol y bella luna,
Van siete celestiales mensajeros;
Abajo, aquel aullido de la hambruna;

Arriba, esta gran llama en pebeteros;
El Trino sostenido en dos columnas
Y dioses trascendiendo el cautiverio…

Comentarios1

  • Raul Gonzaga

    La comunión del hombre con el Hijo del Hombre, del individuo con el Universo; trascender el ego por el bienestar social, el orgullo por la solidaridad; es entrar al templo de la fraternidad, donde el bien, la bondad y la belleza deslumbran con sus resplandores...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.