Hiram Figueroa

Alejados

Te alejabas lentamente en el camino 
mas tu mirada se detuvo en mí, 
pude notar el brillo de un cristal 
que separaba nuestros cuerpos 
y aunque no sabía si tus labios 
murmuraban o solo eran movidos 
por la fría brisa que le cubría, 
despertó en mi curiosidad,

cuando al fin decido ir despacio 
y abrir la puerta que me lleva a ti
no vi ni tu mirada, ni tus labios, 
tal vez fuiste solo un espejismo 
o una mala jugada del destino 
que puso tu belleza ante mis ojos 
y luego la arrebato sin permiso, 
hasta alejarme lentamente en el camino. 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.