poetryman

FRACTAL

Somos la promesa escrita

la profecía anunciada,

el grito contenido en un verbo

estupefacto y repetible.

¿Quien reclama mi sangre?

En este laberinto de repeticiones

que va copiando la urdimbre

de lo micro a lo macro,

sin saber qué es primero y qué lo último,

un esconderse de un Dios misterioso

que habita  entre el alfa y el omega.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.