Hermann Garcia

En que nuestras almas se fundan y vuelven a ser una…

Parece que escucho el eco

al decir en voz alta tú nombre

en las paredes de mi alma.

 

Alma triste y sola

que necesita

de la fuerza vital

de la tuya.

 

-Recuerda que las almas nacen

y son divididas en dos

por dios

colocando cada parte

en diferentes cuerpos

los cuales

son lanzados al mundo

para que,

por diversión o placer

de ese dios

se busquen

y se encuentren

y sean felices-

 

 

Yo tuve la fortuna

de encontrar mi otra mitad

solo tuve que buscarla por 18 años

y la disfruté tres

pero, por tonterías de la vida,

la perdí

y sigo lamentándolo en mi ensueño

segundo a segundo.    

 

 

Afortunadamente

ciertos destellos

seguían guiando mi vida

algunas promesas

ilusiones,

fantasías

mantenían con vida

mi corazón

la paciencia rindió sus frutos y,

nueve años más tardes

volvió a ser uno

las fracciones de esta alma

por unos minutos

se volvieron a juntar

a ser felices,

disfrutarse,

amarse

y mi cuerpo carnal

con una inmensa sonrisa se quedó

ilusionado porque

tontamente creyó

que esta unión

sería el principio

de el reencuentro diario

pero,

tristemente hoy

al gritar tu nombre

en el lenguaje de mi alma

el eco es mortal.    

 

 

me recuerda lo triste

que soy sin mi otra mitad

quiero estar junto a ella

pero ella me ignora.

 

 

Yo sé

que no se puede forzar a nadie

a estar con otra persona-

 

 

Pero dime

cómo se lo explico

a mi alma.

 

Que cada día.

 

Cada minuto.

 

Cada segundo.

Te grita desesperadamente

busca tu rostro

recuerda tu sonrisa

y solo recibe como respuesta

este terrible eco

que acaba poco a poco

con mi ser.  

 

 

Se que no leerás esto

pero solo así

puedo dale un respiro

a esta maldita alma

que no tiene la culpa

que su otra parte

fuera colocado

en un cuerpo tan bello.

 

Que no tiene la culpa

de que cada vez

que te recuerda

hace que

el pobre corazón de mi cuerpo

se revolucione.

 

Que cada vez que te ve

se ilusione.

 

Que cada vez que está contigo,

no estándolo

se regocije

y trate de engañarse

y decir que será la última vez.

 

 

Que mañana te olvidará.

 

Pero es imposible

somos parte de un mismo ser

y tarde o temprano

-al parecer en otra vida-

nos reconciliaremos.

 

 

Me puede mucho

que dejemos pasar el tiempo

y desperdiciemos esta vida

pero me consuela

que en las posteriores

siempre estarás a mi lado…  

Te quiero mucho,

te amo,

te recuerdo con cariño

y como siempre,

soy paciente

y esperaré

otros nueve años,

si es preciso,

por esos minutos

en que nuestras almas

se fundan y vuelven  a ser una…

Comentarios1

  • alma_28

    me encanta es precioso
    me encanta lo de almas gemelas
    y creo que todos tenemos una por ahi buscandonos mis felicitaciones



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.