Fantasma de Nadie

No Hay Nada Que Celebrar

No hay nada que celebrar
Ni nadie a quien reprochar
Cuanto se pudo marchar
Por mi sentencia de necio.
Nunca supe qué decir
Ni logré poder huir
A los abismos del mar
Que nunca tuvieron precio...

Quién me quisiera entender,
Quién me ayudara a escribir
Cuanto no quise aprender
Por miedo a que hiciera ruido.
No me ayudes a elegir
Entre tu amor o vivir
Que elegiré mantener
Lo que yo nunca he tenido.

No hay nada que celebrar,
Cierran el último bar
Y no me quieren mirar
Las volubles señoritas...
Yo, que nunca creí en Dios,
Ahora reprimo un adiós
Porque no sé combinar
El fuego y las margaritas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.