Izandro

Las Voces

 

Sentí una voz,

Confundida entre el sonido de una guerra,

Y vi literas de hombres, llenos de furia apagada,

Rebusqué entre los escombros un poco de vida,

Y mis labios, anudados entre sí,

No comprendieron el afán de cuanta muerte;

De pronto entre las sombras,

Vi el latido de un poco de amor,

Escrito con pena entre mucha sangre,

Y la humareda de la muerte,

Entre la pólvora y el plomo,

Se ha disipado con mucha renuencia,

Al  escuchar tu suave murmullo,

Aplacando el grito de las guerras…

 

Tu voz,

Ha renunciado a ser solo nuestra,

Y se ha abierto como ventana de par en par,

Dando luz a todas las muertes,

Y el eco de aquellas que no se fueron,

Cantaron sin silencio su propio coro,

Entre el grito de tu voz, ahora logrado;

Tu solo murmullo, tu voz,

Ahora dueña del callar de todas las guerras,

Ha resonado entre la cima y el llano,

Las voces apagaron al plomo y

Sepultaron a las trincheras,

Las voces han hablado y la tuya que resuena,

Amor es tu palabra…

En medio de la guerra.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.