Raquelinamor

PESADUMBRE



 

Una cosa es vivir...
sentir alegrías, reír, luchar por algo, ¡ser feliz!
y otra distinta es...
respirar, caminar, comer, dormir, y esperar,


¿Esperar que?
ver pasar días sin sentido, sin motivos, ni sueños,
sin esperanzas, sin ilusiones, y sin estaciones.


Eso es morir...
lentamente en cada hora que se cuela..
en cada célula del alma que se aleja...
se detiene el tiempo,


y el horizonte se apaga, se lo traga la noche,
quedando el mar huérfano..,
se van las olas,
vienen los vientos, las estrellas desaparecen,
un corazón muerto fallece y el cuerpo adolece,

 

pesadumbre...
en la quietud del silencio, juegan lamentos,
soledad guerrera, compañía de las tristezas,
un plato sin mesa, una mesa sin patas,
una pata de plata cuelga de la garganta,

 

silencio...

Se mueve la mente, giran los montes,
danzan las fuentes, los gatos llegan, salen huyendo,
se seca la flor, los pájaros cantan penas,
trinan el dolor, del mundo despierto,
que pierde colores, aromas y flores.

 

Cesa la guerra.., todos mueren
no hay especies, no hay monstruos, no hay jilgueros,
las mente calla, el espíritu habla,
viene la paz de los sepulcros,
llega el frió del ocaso, tiembla la tierra,
y nadie me hace caso,
vivo por fuerza, o ¡muero!

 

raquelinamor/

Derechos reservados de Autor.
2016

Comentarios3

  • Vito_Angeli

    Hay mujer que me has sacado con estas letras y la música de fondo un suspiro de tristeza. Es hermoso por duro lo que dices al mismo tiempo. Pobre de los viejitos que quedan en esa espera de no esperar nada. Gracias por tan bella poesía.

    • Raquelinamor

      Gracias Vito, aprecio altamente tu comentario, porque captar el mensaje duele, pero es un ejercicio espiritual colocarse en ese plano, y entender que todos llegaremos al final en soledad, y estaremos viendo pasar las horas, solo en la espera de ver llegar el tren final, pero entonces ya habremos muerto. Estaba sentada en la plaza por la mañana y observaba el tiempo pasar, los viejitos, los pájaros, en fin, me dió una tristeza y escribí esto casi que directo, tengo que entrar a corregir algunos detallitos, jejeje Saludos, ¡Lindo día!

    • kavanarudén

      Mi querida amiga y poetisa.
      Hermoso y profundos versos.
      Tristes y duros, pero reales.
      Yo doy una mano en una casa de ancianos aquì, algunos los dejan simplemente y no vuelven a verlos jamàs. Es una realidad muy triste porque los ves como sufren y en ocasiones se ponen hasta agresivos. La agresividad del dolor, de la impotencia, del abandono.
      Verlos en las calles parte el alma.
      Un fuerte abrazo de mi parte.
      Kavi

      • Raquelinamor

        Agradecida Kavi por tu lectura y acertados comentarios, así es, hay mucha tristeza en el alma de los ancianos abandonados, aún en sus propios hogares, y el ser humano pierde mucho de su sensibilidad y los consideran estorbos, en fin, si, la juventud es indolente, piensa que ninguno ha de llegar a viejo, y esa es la penúltima estación del tren. Besos y Abrazos, gran amigo, y ya sabes tenemos que escribir de todo un poco, para reflexionar, los poetas tienen que poner a mover las fibras del ser, esa danza de emociones a flor de piel.

      • David Arthur

        Tristeza pero una realidad raquelinamor. Buen poema para reflejar la vida propia.

        Un abrazo amiga,
        David

        • Raquelinamor

          Triste es navegar las aguas de la vejez
          en solitario timón, al parecer sin rumbo,
          aunque el velero seguro sepa a donde va,
          bajo el cielo en el navegar de quietas olas,
          y viendo al horizonte su inmutable punto.

          Todos estaremos en ese viaje sin regreso,
          llevándonos el equipaje de algunos versos,
          y un gran amor a la vida que nos aferramos,
          en el transcurrir acelerado de los años.

          Me duelo en los ancianos, su soledad llevo,
          y su abandono siento, del hombre indiferencia,
          una cruz cargada en mis propias tormentas.

          Gracias por su interpretación acertada.
          Saludos, raquelinamor



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.