angelillo201

La neurosis de Dios.

Ver en el rostro del hombre,

la huella que queda,

Del incendio que alumbra la creación.

Y las vidas,

Ay, las vidas del hombre esparcidas como semillas,

grano diseminado por todo el orbe.

Es en él donde descansa la barbara risa de Dios.

EN esos surcos donde habita la privación de parte de él.

Inalcanzable ser ya más grande o más pequeño,

conducido al exilio, al suyo y junto a los demás.

Uno habita en otro, y otro en uno,

todos son todos cuanto son,

haciendo irreal todo lo que les envuelve de oculto,

que les hace creerse culpables, inocentes, verdaderos, falsos,

quizás elucubren hasta ser seres fuertes ,

capaces de soportar el llanto ajeno sin desmayar.

Pero lo que lo hace notable a los hombres,

es el dolor de la vergüenza que provoca,

tras una reflexión eterna, y ya inquebrantable ,

aceptar que todo es mentira,

en cuyo hedor se hunde Dios y el hombre.

 

Angelillo de Uixó.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.