Diaesgavi

Conflictos

Color de oscuridad,
negro de inhibición,
déjame salir,
sácame de este rincón...

Color de oscuridad, 
regresa mi visión,
no hay vida sin luz,
no hay horizonte sin sol...

Color de oscuridad,
allá en la lejanía del
negruzco cielo,
punto blanco de luz,
allá donde mi mano no te toca,
reconozco tu contorno a visión poca.

Luna,
Luna de mis ojos...
Llévate mi oscuridad,
a ti si te conozco.

Luna,
entra a mi alma y dale paz,
pupilas dilatadas en tu forma,
entra a mi alma sin juzgar,
que mi ser es tuyo de todas formas...

¿Por qué?
¿Por qué odiarte oscuridad?
Si en la extensión de todo ahí está...
por ti apareció,
luna querida,
amiga de mi alma;
amiga mía...

Que entre el cielo llegas tú,
la grande...

Entre tantos puntos de luz,
dando lo mejor de la noche,
espectáculo del cielo a poca luz,
entre tantas otras cosas, pero tú...
Mejor que cualquier otra.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.