AdrielR

Florecilla

Alguna vez existió una florecilla;

era muestra de

fragilidad,

hermosura,

belleza,

y lindura.

 

A simple vista era perfecta.

Compañera de la comercial perfección,

de la fría igualdad,

de la bella semejanza a los demás,

de la sublimidad de lo común.

Era igual a las demás florecillas:

repleta de perfección, falsa,

y hermosura.

 

Un día decidió no ser igual,

vivir de la diferencia,

soportando la indiferencia

de las miradas

que las demás florecillas

le podrían regalar.

 

Fue desechada,

tirada de su columpio;

cayó de aquel árbol,

el árbol en donde jugaba.

Se marchitó, logró ser diferente.

 

La florecilla terminó,

de color cambió.

Abrazaba el suelo,

miraba al cielo,

el aire la movía

al compás del viento.

Se dio mil golpes

al caer de nuevo al suelo,

todo por ser desigual;

por despegarse del árbol de lo general,

de lo común,

de perfección sin lugar.

 

Triste pero feliz,

contenta pero decepcionada;

de dejar lo que conocía,

de que todos la rechazaban.

 

La encontré

tirada en el patio de mi casa,

entre mis agujetas papaloteaba,

la miré y vi

su felicidad llena de tristeza.

 

Eres perfecta

pequeña florecilla,

marchita y decolorada,

diferente y desigual,

fea y hermosa.

 

Pequeña florecilla,

la perfección es lo diferente,

la perfección está fuera de lo común.

No eres perfecta como las demás,

no eres la perfección que artistas buscan dibujar,

la perfección que los poetas quieren plasmar,

que los cantantes quieren alabar.

 

Alejada de la belleza,

alejada de la hermosura

que ven los ojos al pasar.

No eres perfecta, pues no eres igual.

 

Para mi mirada

eres imperfecta;

pero, para mi alma

eres magnifica,

eres perfecta.

Pequeña florecilla

imperfectamente perfecta.

Comentarios1

  • Reyshell Mendez

    Aprender amar las imperfecciones es mas fácil si se ve en espejos del alma,mas las perfecciones las veremos al conocer estar con el ser que se ama contemplando el alba......
    Muy hermoso caballero

    • AdrielR

      Exactamente. Me encanta ver lo imperfecto de las cosas y así, al ver su imperfección, puedo llegar a ver esas cosas perfectas. Para mí, lo imperfecto es perfecto.
      Muchas gracias por su comentario dama, saludos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.