Brayan Castro Gabriel

AMADA DE LA…

Amada, luz de mis recuerdos

que sonríes a mi mente todavía.

No estas, la angustia apoderado de mis sentidos;

no estas, desafinado la sinfonía que con ti vivía.

 

Amada, ven, acércate y quita estas flechas

de este cuerpo tensionado de  dolor;

acércate, bésame, si es que acaso me escuchas,

acaríciame si es que sientes todavía el amor.

 

Amada, ámame  como veces pasadas

y ahí estaré acariciando tu sombra,

a fuego lento derretirme en tus miradas.

Solo lágrimas al suelo cuando mi voz te nombra.

 

Amada, la de labios rojos y carnosos,

la de ojos redondos como un gato, tu,

jueves santo con tu cuerpo y tus besos

eterno clamor del espíritu.

 

Amada, ¿Dónde estas? ¿Dónde  te fuiste?

Solo te veo en la nebulosa eterna del recuerdo.

Te fuiste, acaso olvidaste que en mis brazos estuviste,

cruzaste el azul, te fuiste... ya todo ha terminado!.

Comentarios1

  • Isis M

    Bello y tierno, con un deje de nostalgia y dolor por la bien amada.
    Saludos amigo, gracias por pedir mi amistad, trataré de estar siempre a la altura de la palabra AMIGA!
    Isis M



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.