Alexander Cambero

Silencio...


Este amor es tan grande como tu silencio. Calla su dolor mientras el destino dibuja lágrimas en el pecho. Inmenso el sacrificio de soñarte y no tenerte. Cruel tortura en donde el alma es sombra en los escombros de los extravíos. Se ahogan los pasos cuando el viento borró tus huellas. Lo hizo con calma, despacio, para no despertar al zafio guerrero de las caricias. No quebrantó la espada que aún puede desatar a los besos; reducidos en la cárcel del tiempo inexorable, que guarda sus llaves en el armario de los días que pasan sin tu fuego. La vorágine te transformó en un recuerdo ardiente en este corazón pleno de ti. En el ancho mundo de la imaginación, viajas impregnada en los momentos más hermosos que recuerde la piel. Voz que clama en el desierto de la soledad. La suave arena es incontrastable junto al ardiente sol, que no vulnera las inmensas ganas que tengo de tenerte junto a mí. Como la lejana estrella que un día puso brillo en la mirada para contemplarte en la exacta plenitud de tu belleza sin macula. Eres de esos misterios que no terminamos nunca de descifrar, casi un acertijo dramático de un corazón coronado en tu recuerdo. Solo tengo que abrir las entrañas para recibir la caricia de tu presencia en mi ser.


Cielo gris de tu dolor, se refleja en cada paso que das, no exaltes ese dolor con lágrimas, permite que entre el silencio entre los dos, y ahogamos la pena en un vaso de agua. Deja que las nubes se esparsan y salga otra vez el nuevo sol en la mañana, en el atardecer y en la noche deja que entre la niebla fría de la noche salga un rayito de luna. Para que sientas que el sielneio es dueño de la paz bendita entre los dos. No dejes abrumar el momento, depierta hacia ese el nuevo horizonte donde de seguro estaremos los dos, viéndolo desde otra perspectiva. Despierta de esos sueños mágicos que devoran le memoria y aventúrate hacia un nuevo sendero de luz. No atormentes con bifurcar el instante, si el silencio con un beso es paz.
Emy5


Silencio es no escuchar ningún soplo del viento
Silencio es el poder olvidarte de esa esperanza,
silencio es vivir sin tener otro amigo en tu vida
Silencio es la falta de vivir que quema el alma.
El Hombre de la Rosa


silencio cálido que envuelve tu piel y mi piel
en un murmullo nos perdemos entre las nubes que nos envuelven con su suave brisa yo solo te pienso y no hago otra cosa mas que fundirme en tu ser, me falta el aire y entre sollozos y voces lejanas abro mis ojos y me doy cuenta que aún sigues siendo un sueño, silencio y callado cierro los ojos anhelando recobrar esa hermosa imagen donde por primera vez te hice mía
Oscar Cureño Carpio


Silencio musicalizado de risas tuyas, de palabras. Respirás y late tu corazón marcando el compás. Silencio absoluto que aturde. Silencio donde me escucho y no quiero. Silencio donde nuestro recuerdo se hace eco, una y otra vez.
Anto.


¿Como le duele a mi cuerpo el silencio de tu amor?
cuando en el claman furiosas voces del sentimiento,
que tu ser inquieto, y tu espíritu sordo no escucha.
¿Y llamar silencio a un corazón que habla en versos?
¡Anda! busca entre letras el sonido de las tristezas,
y escucha los latidos del silencio, pero...¡ no digas!
que tu amor es tan grande como mi silencio,
ensordecerías por tanto amarte y cada lágrima mía,
serian los gritos del silencio de mis huellas,
señalando el inefable paso hacia la imaginación,
y despertarás de tus sueños mágicos,
cuando me sientas gemir acallando tus sentidos,
viendo estallar el silencio de la calma,
y sea la noche quien muera de celos,
al profanar la luz sagrada de mis besos,
muy callados, entre el silencio de los vivos.
Raquelinamor/Venezuela

Comentarios2

  • Elenas

    El silencio de tu boca
    fue junto con el de tu mirada
    los que recorrieron de escalofríos mi cuerpo
    esa madrugada
    me dijeron adiós sin decirme nada.
    un presagio de despedida
    que solo intuye
    un alma enamorada....
    Elena

    • Gaviota Romero

      En este silencio deseo oír tu voz,

      pero, sólo escucho el viento.

      La lluvia en los cristales toca

      con sus fríos dedos, como fugaces

      lágrimas deslizándose en silencio.


      ¡Calla lluvia!, ¡calla viento!

      que mis pensamientos

      dormidos ya se han quedado,

      y no quiero que despierten,

      que quiero seguir viviendo.



      Silencio… silencio.

    • Margarita Dimartino de Paoli


      E L S I L E N C I O

      ¡Qué triste soledad produce el silencio
      vos queres hablar… y nadie te responde...!
      ¡No hay forma de evitar el dolor y pienso...!
      ¿En qué lugar del cielo el alma se esconde...?


      ¡En la noche… el silencio es inevitable
      abrís la puerta… y la calle solitaria
      nada dice, y la ves triste e insondable...!
      ¿Y en que pensas…? ¡En la compañía diaria...!


      ¡Te falta el ser querido… y no hay reemplazo
      y al llegar la luz del día cobra vida,
      ese afán de verlo… y de darle un abrazo...!
      ¡Y todo se transforma en ilusión perdida…!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.