Fantasma de Nadie

España

Mirad la patria que se nos divide
Y sus cabellos ata en débil trenza.
Queréis dejar que el mundo nos olvide
¿Y no se os cae la cara de vergüenza?

Mirad la patria esclava sin sus flores
Ya quemadas por el sol del estío.
Las flechas hienden vivas tricolores,
Los martillos pueblan el señorío.

Mientras la población arde en instantes
De guerra; en el vientre de nuestro día
Guía cuantiosas tropas trashumantes
El español de la filantropía.

Nadie coserá nunca sus hechuras,
El hilo y la aguja se han oxidado
Y a la patria se le ven las costuras
Maltrechas de un enigma del pasado.

A la cola de un continente entero
Plasmando su oscura geografía
Se ve un país grande pero postrero,
Un oasis sin luz... La patria mía.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.