RaulLopezGuerrero

Mi tierra querida

Murcia, mi tierra querida,

caíste en manos perversas,

quedaste sola y hundida

motivo de falsas promesas.

 

El pueblo calla y observa

como el corrupto se lucra,

la mierda ya les abulta

y el mando aún lo conservan.

 

Cobardes somos, murcianos,

pues, nuestra tierra nos necesita.

Tanto maestro como huertano,

¡revolución!, en las calles, grita.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.