gulijardi

Inefable

Tu voz llena de silencios
clava en mi vastedad de ecos
un silbido fino y resonante
que atraviesa el tiempo.

Llegas a mí en tu forma inefable,
melancólica mariposa.
Llegas y te vas, de aquí allá,
paseas mi mirada en tus alas.

El mar se encuentra tranquilo
y tu sonrisa apagada
pronuncia dulzuras,
anuncia el cielo claro.

La luz resbala en tu
rostro sereno
y tú te apoyas
en mi hombro.

El arrebol de tus labios
es el rímel de las nubes.
Recojo tu cabello y tú 
te adormeces simple y tierna.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.