wainandez

Romance de un velociraptor hambriento

¿Que me amas con deseo dices?

Yo deseos tengo de comerte

¿Impresionada? Si es amor,

en mi mente tu te encuentras siempre.

Tampoco veo en ti temor

a mi sonreír resplandeciente

y curvos dientes carniceros.

Me quieres, dices ¿He de creerte?

Repites sonidos, suspiras,

 voz de la gente, grito sapiente,

a un dinosaurio inteligente.

¿Cómo iremos por la vida juntos?

¿Cómo tomarnos de la mano?

Con mis garras y mi corto brazo,

ensartado en tu suave palmo.

¿Sentados juntos en una plaza?

¿Te entregarás a mis instintos?

Solos tu y yo, yo mas que tu hambriento,

caricias y cortes profundos.

Lanzar locura y pasión al viento,

al sucio tiempo que no agolpa.

Y cuando despertemos del sueño

nos harán conocer la culpa,

veneno amargo que nos inunda.

Tan veloz yo saldré corriendo,

la cola rota en aquel momento,

en que he intentado ser tu amante.

Dejando ahí mi maldita suerte,

perdido también mi egoísmo.

Tomé lo bueno de aquel instante.

No es solo ambición-hambre,

he de quererte y que estemos juntos,

y eso será en otro momento...

en que sí sea amor lo que siento.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.