lucio1588

Limerencia

Tu piel.

Cada centímetro

De tu piel.

Descansando sobre mí

Retrocede el reloj

De la ansiedad,

Hace vibrar

Cada molécula

De esta habitación.

Tu respiración.

Cada segundo,

De tu respiración.

Puede resucitar

Las células muertas

De este contenedor,

Escondite de mi espíritu

Hogar de mi alma.

Sin tu respiración

Pueden las sombras

Apartarme del redil

Y robarme las fuerzas

Que me atraen a ti.

Tus manos.

Sentir el calor,

De tus manos.

Es devolverme la vida

A mitad del túnel,

Sentir en mi espalda

El aura de tus dedos

Cuando me crees dormido

Me alimenta a seguir

Luchando,

Por los dos.

Tu pelo.

Es un conductor de emociones,

Tu suave pelo.

Puede desorientarme

Y me pierdo.

Cuando te das vuelta

Y siento tu pelo

En mi rostro, 

Rozándome,

Mientras te abrazo

Y me apego a ti,

Y me aprietas la mano.

Tus pies.

Abrigarme,

En tus cálidos pies.

En una noche helada

Convierte este sentimiento

En algo más allá

De las palabras;

Y no puedo evitar

Decirte eso,

Eso que sólo tú conoces.

Y no puedo evitar

Realizar aquel gesto,

El gesto,

De mirarte a los ojos,

Sostenerte ambas manos

Una de cada lado

Posarme sobre ti

Y susurrarte al oído

Eso que tanto te gusta.

Tus pechos.

Tus suaves y blandos

Pechos.

Al rozarse con mi brazo

Cuando te abrazo

Convierten en ilusión

El tiempo y el espacio,

Y al tocarlos.

Con mi mano

Mientras tú tocas la mía,

Nace entre nosotros

Un arcoíris

Resplandeciente,

Que desvanece

Todas las sombras

Que nos separan,

Y podemos finalmente

Llevar a cabo

Aquel ritual

En el que nuestros espíritus

Se funden en uno solo

Y nuestra libertad,

Florece.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.