Pacorro

El cavernícola Nicolás.

Con el fuego...

Un australopitheco domina una plaza,

porque el señor usa, usa la amenaza

de carbonizar su propia ciudad.

 

Y con la rueda...

El señor de la cuevas tiene la idea

de gobernar la vecina aldea,

amenazando su pisotear.

 

Y con la flecha...

la franja estrecha, entre ambas ciudades,

es gobernada por los Neardentales,

amenazando a sus gentes y calles; tras su afilar.

 

Y el cavernícola Nicolás,

el cavernícola Nicolás,

pinta bisontes por Altamira

porque él admira

su ciudad natal.

 

Un aguacero,

apagó el fuego...

Justo después de quemar la rueda,

la rueda que antes aplasto la flecha,

la flecha que quedó pulverizada;  tras su afilar.

 

Y el cavernícola Nicolás,

el cavernícola Nicolás,

pinta bisontes por Altamira

porque él admira

su ciudad natal.

 

Y el cavernícola Nicolás,

el cavernícola Nicolás,

sigue pintando por Altamira

porque él admira

su ciudad natal.

Comentarios2

  • Raquelinamor

    Excelente metáfora de un acontecer político que no termina de asombrar al mas escéptico de los mortales. Gracias por la empatía con mi patria, a quien veremos renacer cuando sucumban los cavernícolas y regresen a sus cavernas.

  • Pacorro

    Muchas gracias. Qué hacer contra la naturaleza humana y sus balanzas trucadas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.