Esteban Mario Couceyro

Yo quiero un cielo

Yo quiero un cielo, lleno de balcones
para los suicidas que a el lleguen
un cielo a la medida de nuestros pecados.


Quiero que mi cielo sea yermo
que no tenga nada...


Que en el pueda recordar, esta tierra
que me resulta ingrata.


Yo quiero un cielo verde de aguas negras
quiero algo que nadie tenga...
quiero un cielo, del que deba regresar
y así volver y poder amar
lo que olvidé, o no pude
y de esa forma poder desear
otro cielo , uno mejor.

Comentarios5

  • Raquelinamor

    Yo no quiero un mar sin espumas ni azules, ni un cielo verde con olas de tierras y penas por perfumes, yo quiero seguir viendo la grandeza de un espectro azul que a lo lejos los une, aunque al final no sean azules, ni los cielos, ni los mares y lamentemos que no sea verdad tanta belleza. Pero es el alma y no los ojos quienes besan los colores y quienes versan los sinsabores, que hacen pesado el manto de los cielos e impiden nos elevemos entre tristezas. ¡Felicitaciones por sus versos surrealistas!, y espero mi percepción idealista, sea luz de regreso a la tierra de sus cuitas. Feliz inicio de semana, fue un placer leerle.

    • Esteban Mario Couceyro

      Querida amiga, para este personaje atormentado de vida y muerte, solo le queda la esperanza de un reinicio, dónde hacer las cosas de mejor manera.
      Quizá sea eso la experiencia que permite reconocer lo bueno de la vida.
      El placer es mio.
      Esteban

    • Lobaina

      Yo quiero un cielo,
      un cielo inmerecido,
      un cielo regalado,
      Yo quiero el cielo
      sin abono de pecado.
      Yo quiero cielo,
      tú, un infierno.
      Tú quieres para mí un infierno.
      Yo quiero para ti un cielo.
      Dios quiere para ti, su cielo.

      • Esteban Mario Couceyro

        Estimado Lobaina, el cielo como destino, lo considero un intrigante deseo cargado de dudas. Generalmente se lo asocia a premios a la medida de cada uno. Casi una exacerbación de los pecados insatisfechos.
        Hasta hay veces que parece que el cielo, es el cenit encandilado de explicaciones que ignoramos.
        Un abrazo
        Esteban

        • Lobaina

          Somos vencidos por lo que nadie sabe
          Ignoramos lo que otros ignoran
          Somos sabios en nuestra opinion
          Que nadie me cuente lo que ya sé!
          Aunque no lo sé.

          Como buscar un tesoro,
          Si digo que no puede haber ninguno.

          No deje que nadie me dijera
          No crei en lo que me decian
          Fue por eso que busque y encontre:
          Si yo existo, existe el cielo.


        • Hay 7 comentarios más

        • oskarin

          yo quiero un cielo con nubes rosas
          un cielo sin egoísmo un cielo que
          me lleve de la mano al paraíso
          un cielo lleno de colores un cielo en donde dos almas se puedan juntar y vivir el verdadero amor,
          el amor sin critica sin desconcierto el amor puro el amor verdadero y limpio yo quiero un cielo lleno de algodones de azúcar multicolor yo quiero un cielo cálido y lleno de alegría y paz

          • Esteban Mario Couceyro

            Ese es tu deseo, lo tendrás, también tenés la opción de modificar esto que quizá sea también un cielo.
            Un abrazo
            Esteban

          • Beatriz Blanca

            En el caso hipotético de conseguir un cielo para regresar, yo elegiría un color claro para poder reposar y no pensar. Complejo es el personaje actual.
            Un saludo con ideas refrescantes y lejos de los balcones.

            • Esteban Mario Couceyro

              Este es un personaje, enamorado del vértigo desafiante que representa vivir los universos alternativos.
              Esa baranda débil, que apenas nos contiene del abismo, es nuestra racionabilidad de pensamiento, hacernos dueño del personaje, de su vida y muerte.
              Bueno, ya está el personaje siguió su camino, a grandes pasos y mirar fijado en no se que.
              Yo quedo acá, pensando en la próxima cena.
              Te saludo
              Esteban

            • Queenire

              Que ese cielo de tormento, de nefastos pensamientos se disipe de tus días, que los negros nubarrones sean solo una silueta del pasado que te daña, que la lluvia sanadora se dirija hacia tu cielo, que derrame sobre tu alma margaritas, que el viento suavemente sople tus negros nubarrones y pueda brillar el sol de la alegría y la libertad para tu alma de poeta... Un abrazo poeta.

              • Esteban Mario Couceyro

                Estimada Ire, la realidad es que tengo tantos cielos como personajes en estas historias, los hay de miedos, sueños y deseos. Cada uno lleva a ese cielo el cúmulo de ausencias de sus vidas presentes. Pero yo, entusiasta amador, creo desear un cielo cierto de pobrezas, para regresar perfeccionado y amar lo que no pude.
                Te agradezco los deseos que enmarcan tu bondad.
                Un abrazo
                Esteban



              Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.