Arendy Nazar

EN UNA VOZ DE TODAS ELLAS

No te conocí en tus días de juventud

llegue cuando tus momentos estaban apunto de caducar,

estaba conociendo tu final, donde tu mismo comenzabas a destruirte

con tu enfermo orgullo

y cada vez mas te resecabas el alma con el trabajo, la rutina

conduciéndote a una vejez rodeado de una soledad traga sueños que siempre estuvieron a tus pies,

incluso despertaste en ellos

pero como todo tuvieron que emigrar, hacia un ligar que hubiera al menos mas amor que el tuyo

donde ya no estuviera la indiferencia plantada, junto con la maníaca idea

de que el oro vale mas que un corazón lleno de marcas por la vida

que tu mismo provocaste y nunca curaste,

sin duda alguna eres un monstruo, que me toco conocerse al igual que moldear con ayuda de ella



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.