gus_de_las_pampas

En medio de la noche

La luna y su riqueza,
su asombrosa mirada,
su espalda oscura, su olor plateado,
su rostro hipnótico en medio de la noche,
alzándose artera,
drenando la claridad del día,
ebria de vanidad, lasciva.

Noches que no quieren heredar del sol
la intemperie que una piel arrastra,
noche así, para crearse otra vez,
goces, presentes, eslabón y pedernal, abundancia.

Y saliendo del pecho los muertos,
que sin tener que maltratarlos se van,
de acuerdo ellos y yo
en mantener la puerta abierta y un armisticio.

Todo deificado, mármoles perfectos,
todo intacto y otra vez puro,
absolutamente renacido,
todo esperando todo lo sabiamente olvidado.

Y la luna,
su paso irreverentemente celestial,
su condición de subrepticio encuentro,
su cariño inquebrantable,
su sonrisa blanca y nocturna,
como la de una bailarina que nos quema los ojos,
como mujer que yace y nos mira desde su letargo,
como una loca bella y muda
moviéndonos juntos en medio de la noche.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.