Alexander Cambero

Sin Ti...


Sin ti la vida no existe. Las nubes lloriquean inconsolablemente mientras este corazón es penumbra, aúllan los lobos en los misterios del pecho. Olor a soledad con sus musas de resequedad en el alma. Las palabras son lánguidos esqueletos que se muestran en lo más profundo. Cavaron en el inhóspito mundo del desencuentro, son dos seres que caminan en parajes diferentes; se extraviaron los besos que hoy no tienen sabor. Los sueños perdieron el vigor de la flecha que surcaba los atardeceres. El amor vuela en la brisa lejana, buscó otros horizontes transformados en caricias de mimos extraños. Entre mis manos el silencio de no tenerte, una cama vacía que anhela sentir tu respiración, mientras las sabanas blancas son la suave capa que comparte las ganas de amarte. Y en este desfiladero de senderos al borde del precipicio, este corazón no sabe otro idioma sino el de adorarte con locura. Es la confesión absoluta de que solo tú formas parte de su ecosistema, que cada partícula del universo tiene tu impronta, los ríos corren entre azarosas bondades de piedra; se acarician entre el murmullo y la espuma. En el fondo es el amor infinito que no sabe de distancias y que un día volverá a recorrer las vertientes. Todo horizonte como la magia de tus ojos, miradas que jamás tendrán un epitafio colgado en el planeta del olvido, mi amor por ti es todo lo que soy; ya vendrán los días cuando dos miradas crucen la lejanía y se marchen caminando del brazo del amor más grande…


Sin ti, soy como un timón en un rincón
Sin barco que dirigir, sin valor,
Que nadie quiere ni para refacción.
Sin ti, la vida se vuelve lánguido peregrinar,
Mis días son vacíos llenos de pereza,
Sin ti, toda canción es hueca.
Sin ti, soy santo sin religión,
Soy mirada perdida en el infinito
Y reloj con el tiempo perdido en un minuto.
Sin ti, la vida es todo desaliento
Y una errante nube mi débil fundamento,
Porque sin ti, mis días sólo son descuento.
(VOZDETRUENO)


Sin tí, sin ti soy agua del río corriendo aprisa hacia el mar, caudal de emociones frías, sin saber a donde llegar, soy latidos presos en la soledad de un cuerpo que necesita de tu sangre para no perecer sin amor, sin ti soy hoja marchita que vuela sin rumbo, en abismo profundo, sin ti soy gorrión moribundo en los valles lejanos, buscando incansable el ave para compartir su mundo, sin ti soy poesía muerta, sin palabras que rimen los trinos con las flores, sin nada bonito, sin ti no hay infinito, donde soñar los amores benditos, si ti no hay frutos, sin ti no hay música ni cantores, sin ti mi alma dejará de volar cada noche al encuentro de las pasiones, y sin ti no seré más gaviota, ni diosa, ni mujer, sin ti seré un recuerdo de espuma sin sabor a miel. Sin ti, seré tristeza y corazón acariciando hiel.


Y todo esto,
puede parecer pura fabula
vieja,
como la que canta
un trovador que el aliento
le ha fallado.
Por ti, hubiera jurado
amores infinitos como
escolopendras, como la garganta
seca en su trago más
dulce.
Se
que sin ti puedo abrir
un libro y dejarme morir
tan solo en un verso
de Artaud, de esas oraciones
que no hay ciego quien
las lea.
Odio tu nombre, odio
mi apellido (Y es así
porque ha pasado
que
te pienso ahí, amándote
por letra, en un beso con
sabor a café, en
lo que se esconde
detrás de tu pelo) que si
no odiara, no
habría peleas, no habría
recuerdos de sofá, y un
autentico bufón tratando
de olvidar.
(Talithier)


SIN TI...
EL VIENTO SE ENTRETIENE,
EN CÓSMICAS CANCIONES
PREÑADAS DE LAMENTO...
Y PÁLIDA NOBLEZA
TUS BESOS SON ESPUMA
DE LIRIO ADORMECIDO,
EN LOS IDÍLICOS PAISAJES
QUE IMPÚDICAMENTE RECREAN
MI GÉLIDA TRISTEZA,
SIN TÍ...
LA MUERTE ME PERSIGUE
EN VALLES OPALINOS,
DE PÁLIDA BELLEZA...
Y DE INGRÁVIDO RECUERDO,
MI ALMA SE ENTRETIENE
EN ECOS COMPUNGIDOS
DE BESO Y NARDO ROTO,
ENTRE PARAJES APOCALÍPTICOS
LA NOCHE SE ADORMECE
EN PIÉLAGOS AGASAJADOS
DE ATÓNITA BELLEZA,
EN LAGOS CLAMOROSOS
MUY IMPÚDICAMENTE CONSUMIDOS
DE LIRIO ADORMECIDO
Y LÁNGUIDO ABANDONO.
AUTOR: JOSÉ A. PANIAGUA MARTÍNEZ


Sin ti se me va la paz,
sin ti soy toda la ansiedad,
tu eres ese ser infinito
que un día llegó a mi vida,
cambiándola por completo,
llenándola de alegría.
Con tus versos, formaste una cuna,
donde mis fantasías pueden dormir,
donde mi realidad, puede vivir.
Todo tu, eres amor,
eres esa dulce pasión,
que sin esperarla, llegó.
Maria Hodunok.

Comentarios3

  • Alexander Cambero

    Me siento realmente halagado y acompañado.

  • Elenas

    sin ti mi vida
    se torno oscura y gris,
    mi boca enmudeció
    cuando tus ojos al mirarme
    en esa fría madrugada
    me dijeron adiós...




  • Antonela Chiussi

    Sin ti, no soy otra cosa más que yo mismo...
    Conmigo mismo
    Solamente
    Absolutamente
    Infinitamente...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.