Cotiheji

EL DESPERTAR

Donde quedo mi cuerpo
que entregado a tu misterio
se arropo de lujuria y deseo
perdiéndose al encanto de tus pedimentos.

Donde quedo mi inocencia
que entregada a tu esencia
debatió entre pudor y decencia
sobornada por tu divina insistencia.

Donde quedo mi piel de princesa
cuando violando el tratado de gentileza
recorriste levemente y con sutileza
ese monte resguardado por mi pureza.

Donde quedaría mi voluntad y fiereza
al sentirme sometida por esa fuerza
que imantaba mi cuerpo cobarde
al amenazarme con tu divina naturaleza.

 

Autora: Tisbet Gonzales
derechos de autor reservados
México.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.