Sara (Bar literario)

Dudas

¿Dónde están mis manos?

¿Dónde estoy yo?

¿ En donde está el consuelo?

¿En dónde uno aprende a decir

basta, en donde aprende uno

a lastimarse la sangre contaminada

y después de tanto

de todo

de hasta siempre,

se tuerce el laberinto

en un camino lineal

 

En dónde la pregunta,

se hizo un viacrucis.

En dónde sepulté mi camino

para llevar esta cruz

y ser otra mas, otra

errante con una fe de erratas

con esta fe de creer

que después de estos eternos

puntos suspensivos

aún continúa la historia.

 

Sangro mi silencio

y nadie dice nada,

todos hablan del sol negro,

de la tonada última

del río misterioso que se sale

de allá, de esa casa vieja

y su dedo a mí

como una pistola

y yo caigo a sus pies

siempre,

siempre, 

como casa en ruinas

como pequeña virgen suicida

como si fuera una bendecida 

como si el lenguaje me sepultara

y me diera también

la purificación

la tregua

....

 

por qué no me encuentro

en dónde estoy

en donde mi boca

en donde mi brazo

en donde mi nombre

en donde uno puede señalarse

y descubrir que era solo uno

una sola respuesta:

 

el arte de creer hasta sepultarse

la única verdad,

la única mentira

por la que vale la pena

( ya lo dijo alejandra)

vivir

Comentarios3

  • Félix Alcócer

    Vivir sigue siendo un espacio de valentía.
    Muy bueno lo que escribiste Sara.
    Fraterno saludo!.

  • Poeta del Silencio

    Maravillosos tus versos.

  • lunaplateada

    Como siempre me encantan tus versos incognitos, tus versos misteriosos, esos que me enredan el pensamiento, pero que de alguna manera logro sentir sin entender, eres genial.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.