Ever Oblitas Bravo

GÉNISIS

En el principio…

era el verbo,

y el verbo era Atagujo.

Ahí en esa materialización de la nada

Concibió un pensamiento desolado,

                                                         inerme, huérfano, vástago.

En ese instante el tufo julcanero

se metamorfoseaba en la faz de las aguas.

La cordillera blanca y negra

se habrían cual muslos

deseables de musas indómitas, inhibidas y exóticas.

Entonces…

Catequil recompuso los retazos de historia ulterior

de este pueblo atragantado

                                               en pucheros de ambrosías rurales.

Inclemente…

cargó el yugo de escabrosos sueños

apostados en los muros vivientes del agricultor

hechos de barro o pétreos vientos del Quinga

de donde emanó el ser julcanero

 

El hombre…

navegó en las fosforescentes cumbres

llevando consigo las ignotas teas del fuego,

para enrostrar cara a cara a Catequil

el germen de la lluvia, hecho luz.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.