Rafael Elias

Sortilegio

Esta cayendo abril sobre la tarde
sin que la edad del tiempo tan siquiera
se desgaste con vendimias de nostalgia.
Esta creciendo la claridad
que apunta hacia los mares y por eso
los chopos me muestran en silencio
la desnudéz del alba.
Y atesoran calidez de mayo los veranos,
brisa sin desvelo las mañanas
cuando un poco de anís
humedece futuros que deseo.
Quisiera concebir la idea
que pernocta desafiando pretensiones,
quisiera redimir de un tajo a la palabra
y pedir al sisón  que ya no vuele
para que la alondra dictamine
la verdad sin resquemores.
Esa verdad que es punto cenital
de las promesas, que es el soliloquio
del orgulloso grito de la carne
que se desgrana de saber que soy presente
y veo esperanzas coincidir
en el sortilegio azabache de tu pelo.

Está cayendo abril sobre la tarde
y el nombre del amor 
no cabe entre mis manos.


 

Autor…Rafael Elías Huerta



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.