Lucy Quaglia

Palomas

Las palomas son mi alma

Llorando desconsolada,

Vibrando dentro del pecho,

Escuchando la guitarra

Y riéndose a lo loco

De las cosas que nos pasan.

Las palomas vuelan alto

De la noche a la mañana, 

Vuelan sin tino ni meta,

Vuelan sin pensar en nada.

Las palomas son violetas,

Son negras, verdes o blancas.

Son atrevidas y locas

O son puras con nostalgias

De vidas que no se olvidan 

Y alegrías que te atrapan.

Las palomas van volando

Contra el azul de la aurora

En el cielo de poesías

Que van marcando una grana

De palabras escondidas

Con nubes tibias y amargas.

Las palomas se limitan

A vivir desesperadas

Buscando tu alma escondida

Y tu mirada encendida

Para la vida añorada

De partidos sin futuro

En la tele de la casa.

El celeste en mi ventana

Se hace sol en la distancia

Y las palomas se juntan

Para mirarme sin pausa.

El cielo se desparrama

Con la lluvia en la mañana

Mientras estoy en mi cama

Con ganas de verte pronto

En el colchón que me hamaca

Un almohadón que sostiene

Y me acaricia la cara.

El viento de la montaña

Se viene cantando bajo,

Y sube muy despacito

Mirándome en la azotea

De patos grandes que pasan

Gritando a la noche suave

De cunas y de alboradas,

Con vistas en bosques solos

De canoas que se mesen 

En el agua en la laguna

Y el bandido que no viene,

No tiene interés en verme,

Ni me busca ni me besa,

Ni me toma de la mano.

Sólo me trae las flores

Con las hojas de la planta

Que junta sin resolverse

Y me llena de nostalgias.

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.