El Hombre de la Rosa

¡¡¡ VIVIMOS EN COLMENAS HUMANAS !!!

 

 

¡¡¡ VIVIMOS EN COLMENAS HUMANAS !!!

 

//**\//**\//**\

 

** Versos de la Rosa ***

 

//**\//**\//**\//**\

 

Que poca cosa representa un hombre

cuando cobija su ser en sus ciudades,

orbes eternas son colmenas vestidas

con fríos muros de acero cementado,

donde la familia humana desaparece

en altos edificios brillando con la luz,

donde cada ventana cobija la estirpe

emparedada en casas sin naturaleza.

 

 //**\//**\//**\//**\

 

Cuando el primor es vivir de la tierra

 esa materia donde brota tu alimento,

un verdor que extasía tu viejo ánimo

 donde crece la esperanza al humano,

donde tus vástagos trabajan severos

 auxiliando a rescatar a la naturaleza,

sosiegas la ira de la Tierra que cobija

 olvidando al edificio de acero oxidado.

 

//**\//**\//**\//**\

 

Cuando miras el hormiguero humano

 contemplas el reflejo de un termitero,

porque se inhabilita la individualidad

 donde la familia se asfixia registrada,

cuando su política no admite libertad

 donde todo se centraliza por decreto,

porque pagas hasta cuando suspiras

albergando espejismos de grandeza.

 

//**\//**\//**\//**\

 

Autor:

Críspulo Cortés Cortés

El Hombre de la Rosa

03 de enero del 2016

 

Comentarios8

  • Margarita Dimartino de Paoli

    QUE GRAN VERDAD QUE HAS DICHO QUERIDO CRÍSPULO, PERO LA FALTA DE LUGAR HACE QUE LA TECNOLOGÍA INVADA EL MUNDO Y LA TIERRA DESAPAREZCA INVADIDA POR ESAS MOLES DE INTERMINABLES EDIFICIOS.-

    UN CARIÑO EN LA DISTANCIA Y FELIZ 2016.-

    MARGARITA

    • El Hombre de la Rosa

      Muchas gracias estimada poetisa y señora amiga Margarita Dimartino de Paoli por su generoso y grato comentario...
      Me atrevo con permiso de nuestro querido poeta y amigo Hades_70 a publicar su certero comentario para conocimiento de todos mis gratos amigos...
      """ Solo la prisa e infinidad de preocupaciones, invade a las personas que habitan esas grandes moles de acero y cemento.
      Normalmente componen habitáculos de oficinas o grandes financieras en las que el corazón no pinta nada, pues en su mayoría solo sirven para resolver asuntos de negocios, o en todo caso ciudades dormitorio.
      Son a veces tan altos que quedan cubiertos por las nubes y puedes tocar el cielo con la punta de los dedos (sentido figurado).
      No creo que al hombre esta clase de viviendas le resulte un tanto atractiva, habiendo como hay grandes mansiones, casas de campo y chalet, donde el contacto con la naturaleza te hace la vida más agradable y disfrutas de los placeres que la naturaleza te ofrece en cada momento.
      Sin contar la dicha que se siente dando un paseo por una alameda que te ofrece la flora que en cada estación del año viste sus mejores galas, por la ribera de un río oyendo como golpea el agua en sus riberas, o una casita en el borde de un acantilado a orillas del mar, viendo una grandiosa puesta de sol."""
      Que la fortuna y el amor sean tu sombra en este nuevo año...
      Un fuerte abrazo de amistad y de cariñoso afecto:
      Críspulo Cortés Cortés
      El Hombre de la Rosa

      • Margarita Dimartino de Paoli

        GRACIAS QUERIDO CRÍSPULO POR TU HERMOSA RESPUESTA.-

        AHORA QUIERO PEDIRTE UN FAVOR, QUIERO SALIR DE ESE FORO BRASILEÑO, EN EL CUAL ENTRE, PERO COMO NO ENTIENDO EL IDIOMA, ME PONE DE MAL HUMOR, NO ENTENDERLO.-

        DILE A MARÍA IRACI LEAL, QUE ES LA QUE ESCRIBE SIEMPRE, QUE POR FAVOR ME SAQUE DEL FORO, PORQUE NO PUEDO ATENDERLO POR EL PROBLEMA DEL IDIOMA, QUE NO TRATE DE QUE SIGA, QUE ME SAQUE.-

        CONTESTAME SI LO PUDISTE HACER.-

        UN BESO EN LA DISTANCIA CON CARIÑO.-

        MARGARITA

      • Hay 1 comentario más

      • pani

        GRANDIOSO POEMA ... Y GRANDIOSO MENSAJE QUE COMPARTO PLENAMENTE...

        • El Hombre de la Rosa

          Muchas gracias estimado compañero y poeta amigo Pani por su generoso y grato comentario...
          Me atrevo, con permiso de nuestro querido poeta y amigo Hades_70, a publicar su certero comentario para conocimiento de todos mis gratos amigos...
          """ Solo la prisa e infinidad de preocupaciones, invade a las personas que habitan esas grandes moles de acero y cemento.
          Normalmente componen habitáculos de oficinas o grandes financieras en las que el corazón no pinta nada, pues en su mayoría solo sirven para resolver asuntos de negocios, o en todo caso ciudades dormitorio.
          Son a veces tan altos que quedan cubiertos por las nubes y puedes tocar el cielo con la punta de los dedos (sentido figurado).
          No creo que al hombre esta clase de viviendas le resulte un tanto atractiva, habiendo como hay grandes mansiones, casas de campo y chalet, donde el contacto con la naturaleza te hace la vida más agradable y disfrutas de los placeres que la naturaleza te ofrece en cada momento.
          Sin contar la dicha que se siente dando un paseo por una alameda que te ofrece la flora que en cada estación del año viste sus mejores galas, por la ribera de un río oyendo como golpea el agua en sus riberas, o una casita en el borde de un acantilado a orillas del mar, viendo una grandiosa puesta de sol."""
          Que la fortuna y el amor sean tu sombra en este nuevo año...
          Un fuerte abrazo de amistad y de cariñoso afecto:
          Críspulo Cortés Cortés
          El Hombre de la Rosa

        • romo

          Gran descripción de la urbe que atrapa al hombre, en su afán de progreso olvida los sentimientos de familia y el egoísmo lo invade. Lo corroe el individualismo. Un poema que define ese sentir.
          Cordial saludo Poeta.

          • El Hombre de la Rosa

            Muchas gracias estimado compañero en la poesía y poeta amigo Romo por su generoso y grato comentario...
            Me atrevo, con permiso de nuestro querido poeta y amigo Hades_70, a publicar su certero comentario para conocimiento de todos mis gratos amigos...
            """ Solo la prisa e infinidad de preocupaciones, invade a las personas que habitan esas grandes moles de acero y cemento.
            Normalmente componen habitáculos de oficinas o grandes financieras en las que el corazón no pinta nada, pues en su mayoría solo sirven para resolver asuntos de negocios, o en todo caso ciudades dormitorio.
            Son a veces tan altos que quedan cubiertos por las nubes y puedes tocar el cielo con la punta de los dedos (sentido figurado).
            No creo que al hombre esta clase de viviendas le resulte un tanto atractiva, habiendo como hay grandes mansiones, casas de campo y chalet, donde el contacto con la naturaleza te hace la vida más agradable y disfrutas de los placeres que la naturaleza te ofrece en cada momento.
            Sin contar la dicha que se siente dando un paseo por una alameda que te ofrece la flora que en cada estación del año viste sus mejores galas, por la ribera de un río oyendo como golpea el agua en sus riberas, o una casita en el borde de un acantilado a orillas del mar, viendo una grandiosa puesta de sol."""
            Que la fortuna y el amor sean tu sombra en este nuevo año...
            Un fuerte abrazo de amistad y de cariñoso afecto:
            Críspulo Cortés Cortés
            El Hombre de la Rosa

          • Maria Hodunok.

            Grandes versos, poeta.
            Cuanto daríamos por vivir en medio de la nada.
            Las grandes ciudades asfixian y terminan con las relaciones humanas.
            En total acuerdo con tus letras, amigo Críspulo.

            Cariños.

            • El Hombre de la Rosa

              Muchas gracias estimada poetisa y señora amiga María Hodunok por su generoso y grato comentario...
              Me atrevo con permiso de nuestro querido poeta y amigo Hades_70 a publicar su certero comentario para conocimiento de todos mis gratos amigos...
              """ Solo la prisa e infinidad de preocupaciones, invade a las personas que habitan esas grandes moles de acero y cemento.
              Normalmente componen habitáculos de oficinas o grandes financieras en las que el corazón no pinta nada, pues en su mayoría solo sirven para resolver asuntos de negocios, o en todo caso ciudades dormitorio.
              Son a veces tan altos que quedan cubiertos por las nubes y puedes tocar el cielo con la punta de los dedos (sentido figurado).
              No creo que al hombre esta clase de viviendas le resulte un tanto atractiva, habiendo como hay grandes mansiones, casas de campo y chalet, donde el contacto con la naturaleza te hace la vida más agradable y disfrutas de los placeres que la naturaleza te ofrece en cada momento.
              Sin contar la dicha que se siente dando un paseo por una alameda que te ofrece la flora que en cada estación del año viste sus mejores galas, por la ribera de un río oyendo como golpea el agua en sus riberas, o una casita en el borde de un acantilado a orillas del mar, viendo una grandiosa puesta de sol."""
              Que la fortuna y el amor sean tu sombra en este nuevo año...
              Un fuerte abrazo de amistad y de cariñoso afecto:
              Críspulo Cortés Cortés
              El Hombre de la Rosa

            • WilmAymet

              Inmenso mi anhelo de seguirte leyendo, poeta!!!!!! Qué delicia tu deseo de un mundo como al principio!! Exquisita exposición de nuestra triste verdad!!

              • El Hombre de la Rosa

                Muchas gracias estimada poetisa y señora amiga Wilma Aymet por su generoso y grato comentario...
                Me atrevo con permiso de nuestro querido poeta y amigo Hades_70 a publicar su certero comentario para conocimiento de todos mis gratos amigos...
                """ Solo la prisa e infinidad de preocupaciones, invade a las personas que habitan esas grandes moles de acero y cemento.
                Normalmente componen habitáculos de oficinas o grandes financieras en las que el corazón no pinta nada, pues en su mayoría solo sirven para resolver asuntos de negocios, o en todo caso ciudades dormitorio.
                Son a veces tan altos que quedan cubiertos por las nubes y puedes tocar el cielo con la punta de los dedos (sentido figurado).
                No creo que al hombre esta clase de viviendas le resulte un tanto atractiva, habiendo como hay grandes mansiones, casas de campo y chalet, donde el contacto con la naturaleza te hace la vida más agradable y disfrutas de los placeres que la naturaleza te ofrece en cada momento.
                Sin contar la dicha que se siente dando un paseo por una alameda que te ofrece la flora que en cada estación del año viste sus mejores galas, por la ribera de un río oyendo como golpea el agua en sus riberas, o una casita en el borde de un acantilado a orillas del mar, viendo una grandiosa puesta de sol."""
                Que la fortuna y el amor sean tu sombra en este nuevo año...
                Un fuerte abrazo de amistad y de cariñoso afecto:
                Críspulo Cortés Cortés
                El Hombre de la Rosa

                • WilmAymet

                  Muy agradecida por tu comentario, poeta! Sigue siendo un honor para mí leerte. Hermosa cita de Hades_70 y muy a tono con lo escrito por tí. Muchas más alegrías para tí este nuevo año de bendición!!

                • Armando Luna Pineda

                  Con toda la razon amigo Poeta, nada mejor que vivir en armonia con la naturaleza, por eso me niego a dejar mi terruño querido,. Saludos y feliz año de salud y bendicion.

                  • El Hombre de la Rosa

                    Muchas gracias estimado compañero en la poesía y poeta amigo Romo por su generoso y grato comentario...
                    Me atrevo, con permiso de nuestro querido poeta y amigo Armando Luna a publicar su certero comentario para conocimiento de todos mis gratos amigos...
                    """ Solo la prisa e infinidad de preocupaciones, invade a las personas que habitan esas grandes moles de acero y cemento.
                    Normalmente componen habitáculos de oficinas o grandes financieras en las que el corazón no pinta nada, pues en su mayoría solo sirven para resolver asuntos de negocios, o en todo caso ciudades dormitorio.
                    Son a veces tan altos que quedan cubiertos por las nubes y puedes tocar el cielo con la punta de los dedos (sentido figurado).
                    No creo que al hombre esta clase de viviendas le resulte un tanto atractiva, habiendo como hay grandes mansiones, casas de campo y chalet, donde el contacto con la naturaleza te hace la vida más agradable y disfrutas de los placeres que la naturaleza te ofrece en cada momento.
                    Sin contar la dicha que se siente dando un paseo por una alameda que te ofrece la flora que en cada estación del año viste sus mejores galas, por la ribera de un río oyendo como golpea el agua en sus riberas, o una casita en el borde de un acantilado a orillas del mar, viendo una grandiosa puesta de sol."""
                    Que la fortuna y el amor sean tu sombra en este nuevo año...
                    Un fuerte abrazo de amistad y de cariñoso afecto:
                    Críspulo Cortés Cortés
                    El Hombre de la Rosa

                    • Armando Luna Pineda

                      En la ciudad ni se conoce al vecino, Amigo Poeta, un gusto haber leido el poema que francamente revela el hombre en su esencia. Natural.

                    • Beatriz Blanca

                      Una gran verdad, estimado Críspulo, las ciudades actuales son torres de cemento donde muchas veces ni se filtra el sol. Hay lugares donde falta espacio, pero en otros se los construye por negocio.
                      Un gran saludo de amistad y afecto.

                      • El Hombre de la Rosa

                        Muchas gracias estimada poetisa y señora amiga Beatriz Blanca por su generoso y grato comentario...
                        Me atrevo con permiso de nuestro querido poeta y amigo Hades_70 a publicar su certero comentario para conocimiento de todos mis gratos amigos...
                        """ Solo la prisa e infinidad de preocupaciones, invade a las personas que habitan esas grandes moles de acero y cemento.
                        Normalmente componen habitáculos de oficinas o grandes financieras en las que el corazón no pinta nada, pues en su mayoría solo sirven para resolver asuntos de negocios, o en todo caso ciudades dormitorio.
                        Son a veces tan altos que quedan cubiertos por las nubes y puedes tocar el cielo con la punta de los dedos (sentido figurado).
                        No creo que al hombre esta clase de viviendas le resulte un tanto atractiva, habiendo como hay grandes mansiones, casas de campo y chalet, donde el contacto con la naturaleza te hace la vida más agradable y disfrutas de los placeres que la naturaleza te ofrece en cada momento.
                        Sin contar la dicha que se siente dando un paseo por una alameda que te ofrece la flora que en cada estación del año viste sus mejores galas, por la ribera de un río oyendo como golpea el agua en sus riberas, o una casita en el borde de un acantilado a orillas del mar, viendo una grandiosa puesta de sol."""
                        Que la fortuna y el amor sean tu sombra en este nuevo año...
                        Un fuerte abrazo de amistad y de cariñoso afecto:
                        Críspulo Cortés Cortés
                        El Hombre de la Rosa

                      • Lucila De Melo

                        Hermoso poema. Hay quienes viven enjaulados sin conocer la libertad. Saludos cordiales!

                        • El Hombre de la Rosa

                          Muchas gracias estimada poetisa y señora amiga Lucila De Melo por su generoso y grato comentario...
                          Me atrevo con permiso de nuestro querido poeta y amigo Hades_70 a publicar su certero comentario para conocimiento de todos mis gratos amigos...
                          """ Solo la prisa e infinidad de preocupaciones, invade a las personas que habitan esas grandes moles de acero y cemento.
                          Normalmente componen habitáculos de oficinas o grandes financieras en las que el corazón no pinta nada, pues en su mayoría solo sirven para resolver asuntos de negocios, o en todo caso ciudades dormitorio.
                          Son a veces tan altos que quedan cubiertos por las nubes y puedes tocar el cielo con la punta de los dedos (sentido figurado).
                          No creo que al hombre esta clase de viviendas le resulte un tanto atractiva, habiendo como hay grandes mansiones, casas de campo y chalet, donde el contacto con la naturaleza te hace la vida más agradable y disfrutas de los placeres que la naturaleza te ofrece en cada momento.
                          Sin contar la dicha que se siente dando un paseo por una alameda que te ofrece la flora que en cada estación del año viste sus mejores galas, por la ribera de un río oyendo como golpea el agua en sus riberas, o una casita en el borde de un acantilado a orillas del mar, viendo una grandiosa puesta de sol."""
                          Que la fortuna y el amor sean tu sombra en este nuevo año...
                          Un fuerte abrazo de amistad y de cariñoso afecto:
                          Críspulo Cortés Cortés
                          El Hombre de la Rosa



                        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.