Esteban Mario Couceyro

Caminos

La montaña, pretende alejarse del mar

y llegar al cielo

sin saber, que una fina hilera

de pequeñas hormigas, la está subiendo.

Mi mano, en cambio

intenta llegar primero

del cielo,  al mar

a tus cabellos

y rozar suave, el talle.

Las hormigas, llegarán

tan alto como la montaña

y mis manos...

mis manos, solo llegarán al mar.

 

Comentarios2

  • Raquelinamor

    Sublime y erótico a la vez, nostalgia y deseos, deja espacios para imaginar. ¡Magistral! Felicitaciones

    • Esteban Mario Couceyro

      La obra, deja espacios, para el lector que abandona la pasividad y hace suyo el relato.
      Eso representa el maravilloso universo del pensamiento vivo, alejado de cualquier dogma.
      Gracias y mi cordial saludo
      Esteban

    • Beatriz Blanca

      Las hormigas en hilera sobrepasan toda frontera, pero las manos cuando acarician, tocan el cielo, el mar y la tierra, todo al mismo tiempo. Inspirado poema amigo.
      Cordial saludo.

      • Esteban Mario Couceyro

        Así es mi querida amiga, no hay montaña que no sea vencida por la hormiga, ni mano que no pueda llegar.
        Replico mi saludo, un tanto abochornado de soles cálidos.
        Esteban



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.