Jose Luis Posa Lozano

LA ETERNA LETANÍA  

 

Me muestras tu exquisita desnudez,

tus pechos altivos,

tu vientre frutal y perfumado

y me hablas de tallas y de modas

de centímetros, de pesos y medidas

cuando yo no puedo apartar mis ojos de tus muslos

de tus nalgas rotundas ,

de tu cintura grávida

de tus hombros a besos cincelados.

 

Me encandilas con tu belleza impía

y pretendes que escuche tus lamentos

que secunde tu eterna letanía.

Pero yo solo veo en ti una diosa

una vestal de amor, una valquiria

y mis manos amasan tus caderas

y mis dedos descubren tus secretas delícias

mientras callo tu boca con mis labios

y mi piel y tu piel tejen sus rimas

 

Cuando mi lengua recorre tus recodos

y libo las esencias de tu axila,

cuando bebo el licor de tus racimos

y la pasión cabalga sin bocado ni bridas,

cuando tu cuerpo y mi cuerpo prenden fuego

y se unen en una sola llama

que me puede importar la pasarela

una cifra,  un botón o una etiqueta.

 

José Luís Posa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.