fenix_fuego

CAMELIAS

Aquellas sombras de acero que pesaban en mi alma, con ese dolor amancebado, esas sombras que contigo andaban y que a mi me arroparon, ¡¡¡ de mi esas sombras ya se fueron!!!

 

 

Y aquellas lágrimas, que a mi alma laceraron, esas lágrimas que nacían de tu indolencia nata, de quien tiene el alma negra, ¡¡¡ esas lágrimas se secaron!!!!

 

 

Aquellas esperanzas que en ti sembré con ternuras libres, esas palabras llenas de fe en mi imposible sueño, rozaron mi locura en la sombra de tu inconciencia… ¡¡¡aquella esperanza en mi alma ya no sueña!!!

 

 

Aquel amor… en el que te engalanabas porque tuyo era,

Y que usabas a tu santo antojo, que lo herías sin compasión ni tregua, ese amor que me nació del alma sumergido en las ternuras, y, que por ti clamaba… ¡!! Ese amor, de ti no se acuerda!!!

 

 

                                                   ISRAEL CARE.

                                               (Derechos Reservados)

 

 

 

Comentarios1

  • Pablo Diaz

    Buenisima composiciĆ³n.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.