julio de guernica

APRENDIZAJE

Mis manos aprendieron de memoria,

la ruta perfumada de tu talle;

y en la tierna frescura de tu valle,

me embriagué del sabor de la victoria.

 

En tu piel bebí el néctar de la gloria,

transité vagabundo por tu calle,

te exploré, beso a beso, con detalle,

convertí mis quebrantos en euforia.

 

Y supe del frescor de tus veneros,

del aroma del polvo de tus huellas,

de tus ojos poblados de luceros,

 

de tu boca bordada con estrellas;

de la luz infinita que destellas...

y la loca pasión con que te quiero... 

Comentarios1

  • Vito_Angeli

    Hermoso soneto. Un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.