Alexander Cambero

Átame...


¡Oh, delicado encanto de mujer, átame a tu yunta, sumérgeme hasta el abismo en donde encubres tus primigenios tesoros…¡ ¡Describe tu paisaje en el oráculo de tu santuario inmarcesible, lléname de ti para hacer retroceder al tiempo, con las llaves del pasado entre sus manos…¡ Siento el perfume de tu cuerpo impregnarlo todo. Has desparramado los aromas del cielo. Hueles a sándalo real, como si los inciensos alados nacieran de tu pecho.

Comentarios1

  • oskarin

    átame, envuélveme en la inmensidad de tu cuerpo incítame a lo prohibido llévame a la locura con un solo beso, sumérgeme en la dulzura de tu alma



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.