Medusazul

MORTORIO


No se le puede dar estilo a los cadáveres exquisitos
porque su blancura se confunde entre las raices
de los árboles marchitos.
Son los restos de hombres que pálidecen ante
la muerte liviana y excelsa.
Solo el mármoleo rostro de las estatuas blancas
simulan lo que alguna vez fueron
los cadáveres exquisitos.


Este símil de cadáver exquisito
eternamente vagará en la poesía,
alma resucitando, bocas frías
pero inundando de poema el infinito.


Este símil de cadáver exquisito
eternamente vagará en la poesía,
alma resucitando, bocas frías
pero inundando de poema el infinito.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.