aura bedoya

De repente...

De repente me dan ganas de buscarte, de llamarle coincidencia al deseo de verte parado en una esquina o pasando la calle con tu cerveza en la mano. De repente extraño el sabor de tus labios, ser acariciada por tu sonrisa, la sincronía exacta de nuestra respiración y el encuadre perfecto de nuestros cuerpos posados en tu cama. De la nada llegas a mi memoria, caen como gotas cada uno de tus recuerdos refrescando las ganas infinitas de saber de ti. Esta soledad me abruma, me llena de sed de ti, me hace recordarte más, quererte más, desearte más… hace que busque tus ojos en un mar de miradas perdidas, que sienta con más frecuencia como el viento me trae tu olor para sentirte más cerca y así no lograr olvidar tan dulce fragancia y como el frio de la noche se vuelve cómplice de tu ausencia para anhelar el abrigo de tus brazos.

 Como NOS extraño… nuestras miradas, nuestros besos, nuestras aventuras, nuestras cosquillas nuestras tardes de ensueño y nuestras noches de desvelo.  De repente extraño nuestra historia, de repente te quiero cerca, de repente…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.