un poeta gestante

juventud en decadencia.

Ay juventud que se va apaciguando con el tiempo, como el ruido de una cigarra en medio de la selva después de una tormenta, tormenta que se vuelve chispeante, que se va tornando oscura.
Con el ocaso del sol viene la tranquilidad en la oscuridad de la noche, cansado de respirar un día se estará cerca de la muerte.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.