Paulina

El Regalo que no le pude entregar

El Regalo que no le pude entregar

11:34pm, mis sentimientos le han pedido a mis manos

Tomar una pluma y una hoja de papel, 

Ahí donde tantas veces he podido vaciar el alma.

 

Déjame contarte, hay un regalo que no entregué,

No pude hacerlo, no he tenido la oportunidad.

 

Tenía preparada una llamada a esa hora,

La hora esperada, 

Mi voz deseaba hablarle en esa fecha especial,

Deseaba contarle tantas cosas con tan pocas palabras,

Solo con mi voz.

 

Mis ojos, deseosos de mirarlo a la cara

Mientras le hablaba y mirar su reacción;

Mi voz, quería ser oída mientras él me miraba, 

Y que así ésta no le resultara tan ajena.

 

Sería una cita de miradas,

Que se dejarían llevar por la voz 

... Pero algo sucedió:

Ni mi voz fue oída, ni su voz pude oír,

Ni mis ojos lo miraron, ni sus ojos pudieron mirarme a mí.

 

Una sonrisa sin entregar,

Una voz sin ser escuchada, 

Miradas no encontradas

Y una canción de cumpleaños que no le pude regalar, que no pudo oír.

 

Mi regalo sin entregar, no se trataba tal vez de solo una voz,

De una mirada, o de una canción.

Mi regalo sin entregar fue mi alegría de poder mirarlo,

Mis ansias de poder hablarle; mi amor detrás de las acciones,

Mis ganas de hacerle sentir que no estaba tan lejana a pesar de la distancia.

 

Mi regalo sin entregar, fueron ese conjunto de sentimientos detrás de todo,

Sentimientos que no fueron entregados, 

Que quedaron divagando a la espera de ser recibidos por él.

No, no le pude entregar mi regalo de cumpleaños,

En lugar de ello, el celular quedó en mis manos a la espera de llamarlo,

Mi computadora, justo delante de mí, esperando verlo,

Y mis sentimientos ... De ellos, ni lo sé describir



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.