Edgar Alejandro Romero Vargas

Cancionero del microbús

Amables paseantes poseídos

del camino mórfico

hacía el andaluz de serenidad

 

Vengo con suplicas azules

y lágrimas de Perséfone

recién entregada

para ser el mendigo tragaluz

 

de sus monedas

vendedor a hora picó

de mis sueños hediondos

nube sin fabrica

 

Poseídos por ballena metálica

caminantes poseídos por realezas inexistentes

y desprecios demostraciones

 

Miren a otro lado

pues he aquí su mendigo pidiendo caridad
para el alma.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.