Viaf

Niño

 

Las luces musitan,

el cuerpo es diáfano.

Trasciende,

como en las hojas

de un sueño cetrino.

 

Follaje de ser,

sangre, superchería.

Aprehende

la carne y sus raíces

sobre el ancho azul.

 

Si muere tu fulgor,

¿quién nacerá el carrusel?

Enciende,

la sortija en el nombre;

el puente alcanza el ciprés.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.