Viento_de_Levante

Colofón para una utopía permanente

 

Colofón para una utopía permanente

 

 

Un temblor enardecido apaga luces en plena oscuridad.

Un soplo grisáceo de estómagos desconchados ansía

un triste torrezno para subsistir cuando unas leves pupilas se asomen al acantilado.

No parece el lienzo adecuado para copiar a Julio Romero ¿verdad?

Tal vez a Goya, por aquello de <Los Horrores>.

El repicar de los fusiles produce inquietudes y los trazos

se amalgaman a la vez que los colores pierden su brillo.

 

El tamaño de una sola pieza, en algún caso determinado

no está, del todo, ajustado por muy escasos milímetros.

La medición es errónea y no satisface ni a los menos

exigentes que recorren las salas del museo.

 

Es el principio del fin, mas… ¿por qué yo?

 

Viento de Levante

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.