amdiosteza

Y nos quedamos solos

 Y nos quedamos solos,

Destrozando las ansias de tenernos,

Matando el misterio de nuestros cuerpos

En el desdén vacío del crepúsculo,

Y callamos al vernos,

Con intolerante orgullo,

Fallecimos de dos ganas

Enormes de tenernos,

Y  nos quedamos solos,

Masticando nuestro dolor,

Hablando sin decir nada,

Con palabras huecas

Salidas del más hondo remordimiento,

Y  nos quedamos solos,

Asfixiando los corazones

Hasta que llegue la muerte.

Comentarios1

  • Jorge Aimar Francese Hardaick

    Bello poema estimado Francisco De Tescia, donde sus versos claman el remordimiento de un amor sentido. Recibe un cálido saludo desde Argentina.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.