Edgar Alejandro Romero Vargas

Toi bien, no toi mal



porque:

Sufriendo por mi bien

no me va mal,

pues sé qué algunos les va bien

y a otros les va mal

 

Nunca le olí ni disfrute de su Tamal

siendo el novio más dulce y puro de varias santas

me dolía entre piernas mi alimaña

las corte para escoger y coger, cada vez, un nuevo sabor de Tamal

 

Aún no he llegado la edad en que se me pudra el Tamal

pues sé que no me va tan bien,

cómo tan poco me va tan mal

no me va mal, pues sufro por mi bien

 

Mi patrón irresponsable en limosnas

dejando de pagarme doscientos pesos

dejo de complacer en idioteces mis huesos

y ya no invite a esa bruta y asna

 

Cuál desgraciada, que diciéndole que la amaba

se acostó con su amigo en la cama

Pensándole que le rogaría

brutas promesas y algarabías

 

La mande a la chingada, por zorra y desgraciada

otra de mis novias, ya es "lindo señor", toda una lesbiana

y la ultima me pegaba con alevosía y ventaja

¡qué le voy a rogar!, si llevo yo la ventaja.

 

Sufriendo por mi bien

no me va mal,

pues sé qué algunos les va bien

y a otros les va mal

 

Aunque no se coman un Tamal,

sé que no les va tan mal

pues algunos tienen que comer

y otros pierden todo por tragar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.