Edgar Alejandro Romero Vargas

ANIMAL - TIER - Electrodynamix Parte 1 -5

1:

 

Habitantes moneditas que me regales, son devotos a los bienes sacros de a peso que les otorgues para aplacar al Dios droga neoliberal del consumo de mercado, compras: falsas lágrimas del celofán, con el abrigo de la misericordia en efecto lateral, te dirán: Dios le bendiga o su Majestad el piadoso con el alma más maravillosa del mundo.

 

2: 

 

Niñas novias berrinchudas, inmundas inmaduras, capitalizan tu tiempo y dinero en bolsas de trabajo callejeras, como la papa dorada o el churrito de la imitación o el algodón manzana azucarada películas cuatro por uno, cargador del celular que me hacía falta y la cerveza que me tomaré, aprovechándome de ti, al final dicen: amo a alguien más.

 

3:

 

Adolescentes maestros carniceros tocan música con palos en formas alternas, creyendo ser sociópatas inadaptados sociales portando una navaja filo extremo, tres centímetros corta hogazas de pan,  se dicen ser; psicópatas maniacos asesinos cuando las cucarachas vuelan violentamente en salpicaduras de insecticida.

 

4:

                                                      

¡Pium pium!, el baquetazo del semen caliente apunta al suelo cálidamente,  palo chueco del metal en la ciudad rimbombante.

 

¡Pium Pium!, un niño te apunta con un arma cuerno chivo ak47 cuarenta y siete revolver vaquero, magnum treinta y siete, de juguete, el niño detesta tu vida y quiere acabarla, una forma de entrenarse para practicar su cometido es dejarlo cargar armas.

 

5:

 

Miedosos moja camas, cargan con escapularios san judescos, gorras hondas niuyorkinas grandes, tienen miedo de morir, pasmar el cuerpo, zangolotear el pellejo, en esquinas céntricas de ciudades coloniales pobres y ricas, a veces se suben en  moto ratones dúo homosexual armado con camisas polo y bolsas Adidas, sueñan con arrebatarte lo que el consumismo dijo que les comprarás en acto de devoción para ofrecerlo al gran banco del vaticano en ofrenda para perder sus pecados en oferta, aproveche.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.