aura bedoya

Labios color deseo...

Jamás pensé que podría hacerse realidad aquel sueño construido en tantas ocasiones,  había soñado tantas veces ese instante que cuando lo recuerdo suelo confundirlo con un pensamiento más basado en la ilusión. Sentir sus labios fue mi realidad, percibir por primera vez que no había centímetros entre sus labios y los míos y así poder besar lenta y sutilmente su sonrisa y su voz. Coincidirnos, conectarnos, estarnos… ser en el otro un pedacito de tiempo compartido, recordado, anhelado y disfrutado. Crear mariposas que ahora vuelan libre por todo mi cuerpo, y que en ocasiones se posan dulcemente en mis labios para recordar el rose de los suyos, otras veces vuelan cerca de mi cintura  simulando el abrigo de sus brazos rodeándola y en las noches planean por mis ojos recordándome las caricias de sus pestañas. En aquel abrazo fuerte logro unirme todas las partes que se habían separado, revivirme las ilusiones marchitas y encontrar las ilusiones perdidas que se habían generado por su ausencia. Besos, abrazos, caricias, alegrías… tristezas, despedidas, en mí, semillas de momentos, risas, instantes e ilusiones que germinan con la esperanza de verlo de nuevo y poderme abrazar en sus ojos color infinito y acariciarme una vez más con sus labios color deseo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.