Aisha Romero

Un grito desesperado

 

 

Como la primera vez...

hoy te recuerdo con el alma en la mano

 y la desesperación empujando mi pecho

para que te vuelva a amar, a escribir, a escuchar.

No había podido soltar ese  "me haces falta"

que siempre he traído atravesado en la punta de la lengua.

Ayer eramos dos locos rifándonos todo por amarnos este diciembre,

hoy solo somos dos extraños,

quizá yo la más extraña amándote como antes

como hace mil años, cuando respirabamos un aire distinto

en diferentes partes  pero con los mismos pulmones

uno tuyo y uno mío, sincronizados a la distancia,

pensando lo mismo nuestras mentes

saboreando el mismo sabor nuestras bocas...

¡Cuánto te quiero!

Mataría al mismo tiempo por volver a esos años 

que me dibujaron el más fino amor

la más blanca dulzura y el más detallado placer.

Ese placer de saberte mío, de saberme tu mujer.

 

Aisha

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.