Nocturnal Poetry

Amor Enajenado

Hubo un tiempo en el cual pude brillar

Y en felicidad me pude abrigar

Pues el amor encontré y

Con su ayuda, al fin mi alma contenté

Todo era perfecto, rosas color rubí, los dorados rayos del sol y la plateada luz de la luna

Con ellos no existía tristeza alguna,

Solo el amor, el cual a mi dulce amada entregué

De ello jamás me arrepentiré.

 

Pero el destino es cruel

Y de mi la lado a ella la hizo desaparecer

Si, a esa mujer, a la que dueña de mi corazón una vez proclamé,

Temo jamás volverla a ver.

 

Mi peor error es que mi amor enajené,

Por ello en la oscuridad me siento ameno,

Ya que en la luz poseo, un amor ajeno.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.