Hugo Enrique

Copla de amor

Un suspiro por cada mirada,
una mirada que causa delirio,
el delirio pertenece a mi amada,
amada mía por  quien desvarío.

 

 

Este es el idilio sin tiempo,
donde el amor nunca envejece;
las almas se unen sin cuerpo,
y la distancia solo enternece.

 

 

Así pasaré toda mi luctuosa vida,
sin que nada altere mi sentir,
ni un minuto más te hará menos querida,
vehemente seré de ti hasta morir.

 

 

Ni vida, ni tiempo o distancia
terminaran nunca con esta proeza,
palabras y rimas dejo constancia.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.