Anacleto

Amor lejano

Probablemente jamás sepas que un día te escribí.

Pero me hubiese gustado que lo supieras.

 

Decidí escribirte porque tu ausencia me impacienta.

Me consume el deseo de soñarte.

Ver la luna en tus ojos y cantar las más bellas tonadas para ti.

Estar con vos, amada mía, es más que una simple compañía, es vivir intensamente.

A tu lado el tiempo no tiene el poder concedido por los dioses.

 

Si algún día, amada mía, escuchas de un pobre loco que escribió para su amor lejano,

has de saber que fui yo quien murió por ti.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.