Cirratus

Vacío de mí...

Esta lluvia que no cesa,

este gastado reflejo

de unos ojos que no ven,

este suspiro inerte

 

que no va a ninguna parte,

este corazón cansado,

este pecho desgarrado

que ahora espera en el arcén.

 

Cala el alma este aguacero

como húmeda brisa de mar,

lágrimas de asfalto y cieno,

caminos por desandar.

 

Esta sombra ya sin dueño

que al sol niega su figura,

esa eterna sepultura

que se fue y no volverá...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.